miércoles, 12 de noviembre de 2008

El problema con Edward Cullen, de una mortal enamorada

Querido Ed:

He vivido todas tus historias, y sin intención alguna, con cada palabra pronunciada en las blancas hojas de papel me enamoraste completamente.

Cada día me embriagabas con tu forma de ser y deseaba ser YO y no Bella Swan, la única mortal que pudiera admirar tu perfecta sonrisa y tus exquisitos ojos. Muchas veces te defendí aunque no tuvieras la razón y en secreto, moría de ganas por ir a la playa sólo contigo, aunque sabía que tenías prohibido ir a ese lugar. Podía admirarte desde que aparecía el crepúsculo hasta que comenzaba el amanecer y nunca me cansaba, nunca lo haría.

Es extraño decirte eso, a pesar de que tú ya lo sabes, supongo que los pensamientos de Bella son los únicos que jamás podrás conocer del todo. Pero en fin, tengo que decir algunas otras cosas que tal vez nisiquiera sospechabas.

Se que no te lo esperabas, pero debo ser honesta contigo y debo decirte con urgencia lo que pienso de tí cada día de mi vida, porque es un nudo que se ha formado en mi garganta y en mi corazón.

En el tiempo que estuviste ausente, hubo un vacio extraño dentro de mí, pero a la vez no sabía si era mejor extrañarte u olvidarte, sí, es raro que sea así, puesto a que te ame con locura antes de eso, pero la llegada de Jacob Black fue algo que me quitó el peso de tu despedida y sin ningún remordimiento, admito que me divertí mucho con él.

Él era tan diferente y gracioso, por supuesto no era tan perfecto como tú (no habrá nadie igual a ti jamás), pero eso mismo lo hacía muy especial. A Bella también le agradaba, tú lo sabes, y al principio te costó aceptarlo pero gracias a tu misma perfección lo asimilaste y de hecho, en algún momento Jake B también te agradó.

Al tiempo volviste, con miles de confusiones, creando en mí otro millón más. Ahora no sabía si odiarte o seguirte amando. Al final y de forma inesperada, defendí a Jake, él no era como tú, pero jamás se había marchado, y sí que me hacía reir. Definitivamente yo era feliz con él.

Otro tiempo paso, y me hipnotizaste de nuevo con tus dulces palabras, en seguida caí a tus pies. Podría haber dicho un sí, al instante, cuando en un futuro incierto y no muy lejano me hubieses propuesto pasar el resto de tu existencia contigo.

Gracias a tí he descubierto que es posible el amor entre dos personas tan parecidas y diferentes al mismo tiempo, pero por tu causa también he tenido ciertos "conflictos existenciales" que aun, a estas alturas, no he logrado resolver.

Siempre me pregunto ¿cómo haces para ser tan perfecto? Y a la vez me molesta que no haya nadie así, tan cerca de mí, como tu lo estas de Bella. Al mismo tiempo intento convencer a todos de que te conozcan, para que tal vez puedan aprender a ser como tú. Y el problema más notorio es que comienzo a creer que ningún hombre es lo suficientemente bueno para mi, y lo peor es que no se si eso es algo positivo o al contrario, es demasiado vanidoso de mi parte.

Lo cierto es que TÚ, Edward Cullen, no eres el indicado para nadie, lanzas tus hechizos a diestra y siniestra, confundiendo a cualquier persona que intente acercarse a tí. Eres el padre de las confusiones y en el peor sentido de la palabra. Tengo una amiga que decidió terminar con su envidiable novio, porque no era como tú, y no sólo ella ha sufrido por tu peligroso veneno, muchas otras chicas han quedado eclipsadas con tus insuperables modales !Ya se! es extremista, pero así eres tu, haces llegar a los extremos. Ahora ya entiendo cuando decías que eras el chico malo de la historia, pero fui tan ciega que creí que era simple modestia o timidez, para no admitir que siempre fuiste único y especial.

También debo decir, que nisiquiera sé si en realidad eres un buen ejemplo para otros chicos, pues sinceramente, y sin ganas de ofender a nadie, Bella no es el mejor modelo a seguir, ni siquiera se acerca a regular. Pero de cualquier forma Edward Cullen, Gracias! Por nada!

Para finalizar quiero confesarte que pase momentos inolvidables contigo, sin embargo, la confusión es tan grande, que ahora no se si hubiera sido mejor no haberte conocido jamás.

Lamento que esto haya tenido que terminar así, lo digo porque ahora le toca el turno a Jake y Reneesme, es lamentable ¿ sabes? Porque en algún momento también me gustó él, y el hecho de que salga con tu hija es insoportable, irónico y estúpido. Ahora los papeles se intercambiaran, la chica será la perfecta y el chico será el desastre, pero así es la vida, y la verdad me pone un poco triste el saber que ya has pasado al segundo plano, sin embargo, te digo de todo corazón, lo siento por tí Ed, pero Jake también merecía algo bueno.

Ahora me despido, con el mejor de los deseos para la familia Cullen-Swan y la futura, detestable unión Black-Cullen.

Con amor,
"Una mortal enamorada" :P


NOTA: Sólo el que ha leído la colección Twilight de Stephenie Meyer puede saber lo que significa la carta, así que lo siento por los demás...

1 comentarios:

Raven Souls dijo...

jajajaja....muy buena:P...en realidad es excelente, me parece super la forma en la que escribes, de verdad.... pasate por mi blog:P...tenun un nuevo artículo, es un poco más personal, pero buehh...se te aprecia...cuidate ^^

atte: YamI No cHiOo